Antes de que llegue la sicosis

Hemos oído hablar sobre ellos, y leído, varias veces desde el verano pasado, pero lo peor está por venir: la psicosis sobre los mosquitos.
Si sus picaduras ya eran molestas ahora pueden ser muy peligrosas, como saben bien en muchos países de África -con la malaria- y de América Central en los que el efecto del virus Zica no ha remitido.
Ahora tenemos una oportunidad de ser precavidos nosotros en nuestros clubes. Mejor prevenir que curar. Mejora informarnos que lamentar. Y la asociación americana de directores de clubes ya está divulgando un documento de la administración con recomendaciones específicas para proteger a los empleados de los efectos más negativos de los mosquitos. En especial pensando en los trabajadores más expuestos a los horarios en que los pequeños vampiros son más activos.
Eliminar agua estancada donde procrean los mosquitos; facilitar protección a los empleados; promover el uso de ropa que cubra la mayor parte del cuerpo posible… No es difícil. Luego vendrá la sicosis… y las prisas.

Anuncios

Los hoteles de lujo estrechan sus lazos con el entorno inmediato

Este es el título del reportaje en la edición de Abril de Hosteltur, y plantea una reflexión interesante.
Constata que a) los hoteles no persiguen ya la tradicional estrategia de retener a sus clientes dentro de los límites de su instalación, y b) que los campos de golf pueden ser un fantástico aliado de los hoteles a la hora de entretener a los clientes.
Todos sabemos que una de las características esenciales del golfista es que “colecciona” campos y experiencias en ellos. Pon al jugador el atuendo de turista y hay muchas posibilidades de que después de conocer tu campo o tu club fije su mirada en un objetivo nuevo para él, y no regrese.
Pero su satisfacción con la experiencia global (incluidos el hotel, los restaurantes y otros entretenimientos en el entorno) condicionarán la recomendación que haga a sus familiares y amigos.
Dirige tus próximos contactos comerciales hacia los mejores hoteles de tu zona (y los restaurantes, y otras empresas compatibles con la buena experiencia que ofrece tu club o tu campo) y contribuye a consolidar un destino apetecible a largo plazo.

 

Daniel Asis